gallery/1435337774_facebook
gallery/bannerfans_12976932
gallery/lema voces de la vicotira copia

Multimedia

En vivo la mejor Radio  Cristiana parael hogar y los Valores...CLICK EN LAS IMAGENES

Google
gallery/radiobethel

“El Encuentro”

 

Mi amado descendió a su huerto, a las eras de las especias,
Para apacentar en los huertos, y para recoger los lirios.
3 Yo soy de mi amado, y mi amado es mío;
El apacienta entre los lirios. Cantares 6:2-3

 

La novia está declarando su pertenencia al Amado y la pertenencia de Él hacia ella. Ellos se aman estrechamente. Ambos reflejan un gran esfuerzo en este Cantar al alabar y al defender las virtudes de cada uno. Esto es igualmente verídico en nuestra relación con Jesucristo. Él es nuestro Amado y nosotros somos Suyos.

 

Ahora, para este tiempo, tenemos una generación de modernismo, modas, libertad sexual, decisiones propias, maldad y en medio de todo esto, surge la Iglesia, en medio de la muerte espiritual existente, tenemos la oportunidad única y puede ser la última antes de la venida del señor, de alcanzar lo que nunca antes hemos alcanzado, de tener lo que nunca antes creímos tener, de alcanzar la gloria que otros perdieron, que muchos no la conocen por su inmundicia.

 

Porque la gloria del Amado toca a nuestra puerta (el corazón), de ver a muchos para Cristo la gloria de ser tratados cara a cara con el Espíritu Santo (todos), la gloria de ver cojos, ciegos, muertos levantarse y ser sanados, la gloria de dejar una huella espiritual enorme en la tierra. Porque tristemente muchas iglesias que son amadas del Amado, no degustan de esta gloria venidera, pues están en su gloria pasajera(el mundo y sus deseos)

 

El punto es este: la posición de la novia depende del novio, Jesús como el Esposo de la Iglesia. Somos Su novia porque Él amó a la iglesia y se entregó por ella (Efesios 5:25). Si Jesús no amase la iglesia no habría, por supuesto Iglesia.

 

Amor recíproco significa un amor mutuo entre marido y esposa. Un marido y su esposa están obligados a amarse cada uno, no porque ellos han determinado que son compatibles sino porque ellos han acordado esta relación y se han colocado voluntariamente bajo la obligación pactada de amarse el uno al otro.

 

En el caso de nuestra relación con nuestro Señor Jesucristo Él voluntariamente se ha colocado bajo obligación divina de amarnos. No podemos comprender las profundidades o el verdadero significado de ésto; excepto tomar las Sagradas Escrituras al pie de su letra. El Señor Jesucristo nos amó, Dios Padre nos amó y El Espíritu Santo nos amó y esto continúa en la actualidad y va por toda la eternidad.

 

Como Iglesia o amada del señor, no podemos perder nuestra gloria de Dios, nuestra identidad que somos del Amado. No podemos recibir un día cuando hemos aceptado a Jesucristo como señor y salvador la corona, y al otro día perderla; porque así andan los que no tienen en cuenta a Dios, ya que su manera de vivir los delata, la ausencia de Dios en ellos los delata.

 

Esto me lleva a formular mi punto principal. El amor recíproco hacia nuestro Señor Jesús significa que yo lo amo y lo atesoro. Mi amor se demuestra mediante el cumplimiento de lo que las Escrituras dicen que debo hacer. Si yo amo a mis hermanos en Cristo, eso es una demostración de que amo a Cristo (1 Juan 3:10, 14-18; 4:7, 11, 21). Si guardo Su Palabra, demuestro que lo amo (1 Juan 2:5). Si amor por Dios y hacia los demás caracteriza mi vida, entonces yo amo a Dios.

 

Cómo podemos encerrarnos, cuando hay tanto que hacer? Cómo descuidar la gloria de Dios, cuando muchos viven muertos y los vemos y eso nos asusta verdad?, cómo permitirle al diablo que robe nuestras bendiciones, nos injurie, nos pordebajé, nos haga sentir menos?

 

No, no nos vamos a esconder, no nos vamos a quedar solos amando el mundo y alejándonos del Amado, vamos a acercarnos a Él, vamos a Cambiar lo que tenga que cambiar, según las Escrituras, según su palabra no la de los hombres.

 

Amor recíproco significa que yo amo a Cristo porque pertenezco a Cristo. No puedo amarlo si no lo conozco. El punto más importante que quiero hacer es este: Yo soy Suyo y Él es mío. Amo a Cristo porque yo pertenezco a Cristo y Cristo me pertenece. Él es quien ha hecho esto posible, no yo.

 

Amados, debe haber en nosotros, Necesidad de estar en su gloria venidera, de estar a la altura en su Encuentro, necesitamos ver más allá. La Iglesia de Cristo es un jardín, cerrado, separado del mundo; Él lo cuida, se deleita en él y lo visita. Quienes desean hallar a Cristo deben ir a Él en sus ordenanzas, la palabra, y la oración.

 

Cuando Cristo viene a su Iglesia es para asistir a sus amigos; Él escoge uno por uno todos sus lirios; y en el gran día, enviará a sus ángeles a juntar a todos sus lirios, para que Él sea por siempre admirado en ellos. La muerte de un creyente es como cuando el dueño de un jardín corta una flor favorita; Él la preservará de marchitarse, sí, hará que florezca por siempre con belleza creciente. Si nuestros corazones pueden testificarnos que somos de Cristo, no se cuestione que Él sea nuestro, porque el pacto nunca se rompe de su lado. Es el consuelo de la Iglesia que Él se alimenta entre los lirios, que Él se deleite en su pueblo,

 

Él está listo para nuestro Encuentro, lo está usted también?

FINAL.

 

Dios le bendiga grandemente!

 

Transcrito por Hno. Alejandro

Devocionales

gallery/lema face mayo el encuentro